La magosta en Cantabria; Excursiones en otoño; Nansa Natural; Escapadas rurales; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono; Turismo rural en Cantabria

Otoño, tiempo de castañas y de magosta en Cantabria

Encender un fuego, esperar las brasas, asar las castañas y acompañarlas de vino y música. La magosta un magnífico plan para el otoño.

José María de Pereda en su novela “El sabor de la tierruca” (1882), contaba que después de encender el fuego era común tiznarse la cara con los restos de la hoguera y saltar las hogueras para invocar a la suerte.

Los cántabros conocemos la asadura de castañas como magosta. Antiguamente, en la fiesta de la magosta, la bruja estaba representada por la más ruin de las castañas asadas, que después de la celebración se enterraba bajo la ceniza de la hoguera. En esta fiesta ancestral, celebrada ampliamente por numerosos pueblos, se escuchaba también la música tradicional.

La magosta en Cantabria; Excursiones en otoño; Nansa Natural; Escapadas rurales; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono; Turismo rural en Cantabria

El origen de la palabra “magosto” podría ser Magnus Ustus (gran fuego) o Magum Ustum (fuego mágico). Esta fiesta tradicional que se celebra a finales de octubre o principios de noviembre en todo el norte de España, recibe distintos nombres: magosto en Galicia y en El Bierzo, amagüestu en Asturias, Gaztañerre eguna ( “día de la castaña asada”) o Gaztain jana (“comilona de castañas”) en el País Vasco y Navarra.

Parece ser que las primeras magostas las hicieron los celtas para honrar las cosechas después del equinoccio y antes del tiempo de matanza. Si había castañas la manutención estaba asegurada. La fiesta finalizaba alrededor de cuentos y leyendas mientras se consumía la lumbre.

La magosta en Cantabria; Excursiones en otoño; Nansa Natural; Escapadas rurales; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono; Turismo rural en Cantabria

En Cantabria tradicionalmente también se relacionaba la castaña con el ciclo del maíz. Cuando se hacía la deshoja de la panoja en las casas durante las noches de otoño, se reunían los vecinos que cantaban canciones y contaban relatos, el encuentro terminaba con la invitación del dueño de la casa a castañas, vino y aguardiente.

El castaño

El castaño (Castanea sativa) es un árbol caducifolio muy apreciado en la cultura popular seguramente por ser uno de los más utilizados. Se trata de un árbol corpulento y robusto, puede alcanzar los 30-35 m de talla, de copa amplia.

El tronco ancho, corto y grueso, se va volviendo hueco con la edad. La cultura popular utilizaba la oquedad natural de los castaños viejos como lugar donde guardar el ganado.

La magosta en Cantabria; Magosta en Casa Molleda de Polaciones; Excursiones en otoño; Nansa Natural; Escapadas rurales; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono; Turismo rural en Cantabria

Las hojas son grandes, de contorno lanceolado y aserrado. Los frutos, las castañas, vienen envueltas de tres en tres en una cúpula esférica verde u erizada de espinas punzantes.

La magosta en Cantabria; Excursiones en otoño; Nansa Natural; Escapadas rurales; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono; Turismo rural en CantabriaSu fruto, las castañas han sido apreciadas para la alimentación humana, y en otros tiempos tuvieron bastante importancia como fuente de hidratos de carbono que completaba una mala cosecha de cereal. Incluso se han llegado a emplear las castañas como talismanes mágicos.

La magosta en Cantabria; Excursiones en otoño; Nansa Natural; Escapadas rurales; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono; Turismo rural en Cantabria

La madera es dura y elástica, se ha empleado en construcción, carpintería, ebanistería, etc. Se ha usado en cestería cortada en tiras finas, para fabricar toneles y traviesas de ferrocarril. También se ha empleado como fuente de celulosa y de taninos para curtir. No es muy buena quemar, porque produce mucho humo y poco calor.

Su cultivo y aprovechamiento ha tenido importancia desde al menos época romana, quienes hacían uso de este árbol como fuente de alimentación de sus establecimientos mineros y militares. La repentina expansión del castaño en la península ibérica hace unos dos milenios, ha extendido la idea de que no se trata de un árbol autóctono. Sin embargo, los datos palinológicos y el estudio de carbones realizados en yacimientos arqueológicos y turberas, constatan su presencia en épocas muy anteriores a la de la expansión romana. En Cantabria lo encontramos tanto en huertos y prados como silvestre.

La magosta en Cantabria; Excursiones en otoño; Nansa Natural; Escapadas rurales; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono; Turismo rural en Cantabria

Puede vivir más de mil años, aunque alcanza su tamaño definitivo hacia los 50, su tronco no deja de ensanchar y se hiende a una edad temprana.

Esta especie se ha visto muy diezmada por enfermedades como la tinta y el chancro del castaño. En Cantabria es frecuente encontrar árboles afectados por la tinta, asociada a condiciones de suelo húmedas y elevadas cantidades de materia orgánica, por lo que se recomienda no abonarlos demasiado con estiércol.

Alimento

Las castañas son un alimento muy energético. Continen un 40% de hidratos de carbono. También poseen proteínas, lípidos, sales minerales y vitaminas A, B y C. Como contrapartida tienden a producir flatulencia y estreñimiento.

Hasta la introducción de la patata constituyó una de las principales fuentes energéticas para los pueblos del norte peninsular junto con los frutos de otras fagáceas.

La magosta en Cantabria; Excursiones en otoño; Nansa Natural; Escapadas rurales; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono; Turismo rural en Cantabria

Se pueden comer crudas, asadas, cocidas o secas. Las castañas se secan para conservarlas durante el invierno. Se les quita la cáscara externa y se dejan secar, guardándolas en un lugar libre de humedad. La castañas secas también se pueden triturar para obtener harina de castaña con la cual preparar panes, galletas, pasteles, etc.

Para asar las castañas debemos hacerles un corte antes de ponerlas al fuego en el asador, ya que si no explotarían. Hay que remover con frecuencia para evitar que se quemen por un lado y se queden crudas por el otro.

También se han empleado las castañas para elaborar bebidas alcohólicas. Incluso, si tostamos la harina de castaña podemos emplearla como el café.

Uso medicinal

El castaño tiene propiedades astringentes (contrae los tejidos y disminuye la secreción de las mucosas) que lo hacen útil en casos de diarrea y afecciones de la boca y la garganta.

Es antitusivo o béquico (calma la tos y la irritación de la faringe). Se emplea la corteza y las hojas, aunque algunos autores también incluyen los amentos (flores).

La magosta en Cantabria; Excursiones en otoño; Nansa Natural; Escapadas rurales; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono; Turismo rural en Cantabria

La decocción se prepara con una cucharadita de hojas y una de corteza o bien dos cucharaditas de hojas por tacita. Hervir diez minutos, colar y endulzar con azúcar o miel. Esta decocción se usa para hacer enjuagues o gargarismos en casos de tos, tos ferina y afecciones de boca y garganta.

El consumo de castañas está especialmente indicado para personas con artritis y en dietas para hipertensos y enfermos cardíacos.

Los “centenarios” de Cantabria

La longevidad y porte del castaño le otorga un gran valor simbólico en las zonas rurales. En todos los valles de la comarca de Liébana encontramos ejemplares, y algunos de ellos están incluidos en el catálogo de “Árboles singulares de Cantabria”.

Como en ocurre con el de Ojedo, en la subida a la ermita de San Tirso, descubrimos “La Narezona”, con más de trece metros de perímetro en su base y once de altura.

Nos dejó en 2007, el que conocíamos como “El Abuelo”, localizado en el barrio lebaniego de La Parte (Pesaguero). Posiblemente milenario, era quizás uno de los árboles más viejos de la región. Con una base de 14 metros, su tronco estaba hueco desde hacía ya muchos años como consecuencia de un incendio.

Dentro del Monte Canales, en Laparte (Pesaguero), existe otro ejemplar catalogado. Posee una altura de dieciseis metros y algo más de cinco de perímetro. Está en buen estado de conservación.

En Pollayo (Vega de Liébana) existen dos ejemplares de castaño con 22 y 23 metros y algo más de doce de circunferencia en la base.

Aparte de estos ejemplares catalogados como “Árboles singulares de Cantabria”, hay que hacer mención a los castaños de Pendes, conjunto de ellos, situados en El Habario, en cuyas proximidades se ha instalado una zona recreativa.

Igualmente conocida es la castañera de Terán (Cabuérniga). En ella encontramos varios ejemplares centenarios, entre ellos “El avión” y “La olla”, así como los restos del “Cuatro patas”, el mayor de todos. Otro individuo singular, “El duende”, se cayó.

Entre los muchos castaños de gran porte existentes en Cantabria, citar el situado en la huerta de la finca La Torre, en Selaya, y el conocido como el “Castañalón de Los Venero” en Castillo (Arnuero). Varias veces centenario y con el tronco prácticamente hueco.

Forma parte también del inventario un castaño ubicado en el barrio de Rioz, en Sobremazas (Medio Cudeyo). Su edad se estima en 800 años, el perímetro de su base mide 11 metros y su tronco también está hueco.

La magosta en Cantabria; Excursiones en otoño; Nansa Natural; Escapadas rurales; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono; Turismo rural en Cantabria

Magosta en Polaciones, valle del Nansa

El pasado 22 de octubre se celebró como cada año una gran magosta en Casa Molleda (Pejanda).

Una festividad que no solo celebra la entrada del “tardíu” sino también un longevo aniversario. El 88 cumpleaños de esta empresa familiar dedicada a la hostelería, que continua con la tradición y experiencia de sus mayores.

Momentos para el encuentro con los purriegos, amigos y visitantes venidos de lejos, y para disfrutar de una gran magosta, vino, parrillada y música…

Desde aquí queremos dar las gracias a toda la familia Molleda por el esfuerzo y por mantener la ilusión. Desde 1928, reciben con los brazos abiertos a todos los que llegan a su casa, y trabajan día a día por mantener sus tradiciones y la cultura de un territorio tan valioso.

Si queréis disfrutar de esta estupenda magosta tendréis que ir reservando fecha para el próximo año. ¡Os esperamos!

La magosta en Cantabria; Excursiones en otoño; Nansa Natural; Escapadas rurales; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono; Turismo rural en Cantabria

 

 

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

FacebooktwitterFacebooktwitter

0 comments on “Otoño, tiempo de castañas y de magosta en CantabriaAdd yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *