Nansa Natural; Las mejores rutas por el Valle del Nansa; Lafuente; Camino Lebaniego por Lamasón; El pueblo de los molinos; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono; Las mejores escapadas rurales de Cantabria; Fin de semana rural en Cantabria; Relax en el valle del Nansa; viajes de naturaleza en Cantabria; ecoturismo en Cantabria; los bosques mejor conservados de Cantabria; senderismo divertido y saludable en el Nansa; Agroturismo Cantabria, aldeas, Cantabria infinita, Cantabria turismo con niños, Cantabria turismo rural, Comarca Saja-Nansa, Ecoturismo en Cantabria, Escapadas fin de semana Relax en Cantabria, Escapara rural en Cantabria, La fotografía se da cita en Cantabria, Las mejores rutas en Cantabria, Mancomunidad Saja-Nansa, Nansa Natural, Naturaleza, Naturaleza en familia, Packs de experiencias rurales, paisajes, Polaciones, Puente de mayo, Semana Santa, Senderismo en Cantabria, Turismo rural Cantabria, Vacaciones en Cantabria casas rurales, Valle del Nansa, viajes a Cantabria, viajes de naturaleza en Cantabria: las mejores vacaciones de verano en Cantabria

El pueblo de los molinos en el Camino Lebaniego: Lafuente

En pleno Camino Lebaniego atravesando el valle de Lamasón, descubrimos a los pies del imponente macizo calizo de Arria, una pequeña joya del patrimonio territorial: la aldea altomedieval de Lafuente.

Podríamos decir que en el entorno del Camino Lebaniego disfrutamos de un paisaje excepcional, de gran valor, que bien podría considerarse como un reliquia cultural.

Un paseo por este entorno nos lleva a recordar su pasado medieval. En el histórico camino que llegaba desde la costa a Liébana, descubrimos un singular urbanismo lineal, que rompe con la tradicional forma alveolar del resto de aldeas.

Lafuente ocupa su lugar al pie de la surgencia, que le da nombre, y que brota en La Llosa en forma de manantial. En el entorno de este pueblo se conserva el antiguo paisaje de aldea organizado en tres barrios: Lafuente, Los Pumares y Burió.

El pueblo, con sus 800 metros de longitud, posiblemente el de mayor longitud de Cantabria, se compone de 11 barrios con pocas casas cada uno.

En el cruce que une arroyo y camino, se construyó la iglesia románica más importante de los valles del Nansa, la bella Santa Juliana del siglo XII (declarada BIC en 1983), único templo románico del valle. Junto a ella la necrópolis medieval, que quedó muy alterada tras la construcción de la nueva carretera hacia 1900.

Nansa Natural; Las mejores rutas por el Valle del Nansa; Lafuente; Camino Lebaniego por Lamasón; El pueblo de los molinos; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono

Un poco más allá, encontramos el barrio de Los Pumares que ahora vemos separado por la carretera construida en los años treinta del siglo XX.

Y algo más allá, como si escalara la montaña, se muestra el pequeño barrio de Burió, que seguramente corresponde al núcleo primitivo que dio origen al conjunto.

El territorio de aldea

Lafuente es una perfecta muestra de la organización territorial que sigue el modelo de aldea medieval. Además del núcleo habitado, el paisaje nos muestra el terrazgo situado en las zonas de menor pendiente, allí donde las tierras tenían las mejores condiciones para el cultivo.

Como colgadas de las escarpadas laderas del macizo de Arria encontramos hermosas mieses como la del Perujo y la de Sagüeros, organizadas en bancales construidos sobre muretes de piedra. En ellas se producían de forma intensiva, trigo y maíz, alternándose anualmente.

Nansa Natural; Las mejores rutas por el Valle del Nansa; Lafuente; Camino Lebaniego por Lamasón; El pueblo de los molinos; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono

Además de alimento para ganado, de estos cultivos se obtenía la harina que los aldeanos necesitaban en su alimentación. Por eso en todas las casas de la aldea había un horno para hacer pan, algunos de cuyos restos aún podemos ver en las más antiguas.

Luego aparecen los espacios de bosque y monte. Diseminados entre ellos los invernales, con la edificación y el prado utilizados para que el ganado pase el invierno. Al conjunto se unen las brañas y las praderías y una red de senderos que ensamblan cada uno de los elementos del paisaje.

Todos ellos nos revelan una vida dedicada a lo largo de los siglos a la agricultura y a la ganadería, cuyo uso estaba regulado por las ordenanzas del Concejo y gestionado por la junta vecinal.

Pueblo de molinos

Los pueblos del valle de Lamasón están íntimamente unidos a los cursos de agua. De hecho el origen del topónimo Arria (de arriar, de a y río, según el DRAE ‘inundar, arroyar’) nos habla de la presencia de surgencias de agua en terrenos calizos.

En el siglo XVIII a los vecinos de la aldea de Lafuente les correspondía pagar 242 reales y 12 maravedíes para mantener los 19 puentes de madera que había en el valle necesarios para cruzar los ríos y arroyos.

Nansa Natural; Las mejores rutas por el Valle del Nansa; Lafuente; Camino Lebaniego por Lamasón; El pueblo de los molinos; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono

El pequeño arroyo de La Llosa deja aún visible una estela de restos de molinos en su camino hasta la unión con el río Lafuente.

En un entorno de trigo y maíz tan productivo los molinos fueron muy necesarios. Encontramos la confirmación en el Catastro de Ensenada, donde se refleja la existencia en 1753 de once molinos harineros que molían con una rueda, y que son el testimonio de este increíble complejo hidráulico.

En la zona más elevada, cerca de la surgencia, se intuyen aún los restos de piedras ocultos entre la maleza del más alto de los molinos del complejo.

Nansa Natural; Las mejores rutas por el Valle del Nansa; Lafuente; Camino Lebaniego por Lamasón; El pueblo de los molinos; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono

Cruzamos el antiguo puente medieval, siguiendo la ribera del arroyo, engalanado con las flores de los rosales en primavera, para encontrarnos con el lavadero. Aquí, antiguamente era donde se serraban los troncos y se cree que también era zona de vado o paso previa a la construcción del puente.

Nansa Natural; Las mejores rutas por el Valle del Nansa; Lafuente; Camino Lebaniego por Lamasón; El pueblo de los molinos; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono

Antes de seguir el descenso, nos detenemos en la casa de La Corralada, cerrada por una portalada blasonada en la que encontramos un par de esculturas, conocidas como “La pareja de Lamasón”. Representan a un hombre y una mujer, y debajo de ella se puede leer “Cuantos pasan que no vuelven”, inscripción fechada en 1625. Dentro de la portalada, nos fijamos en la casa construida en adobe con entramado de madera, en cuyos bajos se situaba el potro de herrar y el cubil del cerdo.

Siguiendo aguas abajo encontramos los restos de otro molino. Y ya en las proximidades del río Lafuente, el molino Covatos II, donde leemos en el dintel de la puerta de entrada una inscripción en piedra con la fecha de 1869.

Nansa Natural; Las mejores rutas por el Valle del Nansa; Lafuente; Camino Lebaniego por Lamasón; El pueblo de los molinos; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono

Nos adentramos un poco más en la maleza hasta descubrir el hueco que guarda los restos de la pieza que sujetaba el rodezno o rodete. En su momento estuvo movido por el caudal del arroyo La Llosa al chocar contra las palas del mismo.

Unos 150 metros más abajo está el Covatos I y 300 metros más allá en la Cotera del Molino, los restos de otro.

Nansa Natural; Las mejores rutas por el Valle del Nansa; Lafuente; Camino Lebaniego por Lamasón; El pueblo de los molinos; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono

Estos molinos están muy próximos unos a otros, pero no son los únicos. Al norte del barrio de Los Pumares quedan los restos del molino de Garmasín. Y en el barrio de El Bejar, sobre el arroyo junto al puente, apreciamos las ruinas de otro. Próximo a él, el molino La Emilia, y algo más allá el molino El Bejar.

Programa Patrimonio y Territorio de la Fundación Botín

El Programa Patrimonio y Territorio, que la Fundación Botín lleva a cabo en el valle del Nansa y Peñarrubia, plantea promover el desarrollo a partir de los recursos naturales, paisajísticos, económicos y culturales de los valles.

Concretamente la intervención que ha tenido lugar en Lafuente, en el marco del programa, ha sido la rehabilitación de la aldea. Entre el 2012 y 2013 se redactó el proyecto de rehabilitación y en mayo de 2013 se dieron por terminadas las obras.

En este tiempo se procedió a la limpieza y rehabilitación de la surgencia de agua y de su cauce; a la consolidación y pavimentación del entorno de la iglesia románica y la denominada plaza del Horru, donde ser conserva un conjunto de casas góticas. Además, del arreglo del tramo del antiguo camino a Liébana, que une ambos espacios urbanos.

En definitiva, estamos ante un paisaje construido, paradigma de los paisajes de aldea, del que se desprende no solo belleza sino también una fuerte cohesión entre la naturaleza y las gentes que lo habitan.

Nansa Natural; Las mejores rutas por el Valle del Nansa; Lafuente; Camino Lebaniego por Lamasón; El pueblo de los molinos; Naturaleza de Cantabria; Viajes en familia; Jornadas Europeas de Patrimonio; Nansa Natural; Turismo de experiencias; Rutas con Nansa Natural; Experiencias rurales en el valle del Nansa; Turismo en Cantabria; Saja-Nansa; Viajar; Turismo de interior; Patrimonio natural; Patrimonio cultural; La mejor forma de hacer turismo; Paseos por el campo; Pueblos con encanto; Paisaje y rutas; Rutas por la montaña; Bosque autóctono

Sin duda, la visita al pueblo de Lafuente es muy recomendable. Si además os gusta caminar, no dudéis en disfrutar del Camino Lebaniego a su paso por el Nansa.

 

Información útil para el peregrino: Albergue La Fuente. La Fuente s/n Bº de arriba. La Fuente. Nº plazas: 20. Precio: 5,50 €. Telefono: 942727810 / 638 148 170

Guardar

FacebooktwitterFacebooktwitter

0 comments on “El pueblo de los molinos en el Camino Lebaniego: LafuenteAdd yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *